Cierre de escuelas "no es racista"

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images

    La batalla para evitar el cierre de 54 escuelas públicas de Chicago sigue vigente. El miércoles por la noche, miembros de los sindicatos y padres protestaron frente a la sede de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS por sus siglas en Inglés) CPS quiere cerrar docenas de escuelas, en su mayoría en las comunidades afroamericanas en el sur y oeste y esto afectaría a cerca de 30,000 estudiantes. Funcionarios de la ciudad dicen que las escuelas no están siendo utilizadas pero el Presidente del Sindicato de Maestros denominó al movimiento "racista y clasista" Barbara Byrd-Bennett, cabeza del sindicato, sostiene que ella toma la denuncia personalmente. "Lo que no entendemos y no aceptamos es que las propuestas son racistas", dijo Byrd-Bennett en la reunión del miércoles. "Eso es un insulto para mí como una mujer de color y es una afrenta a todos los padres de nuestra comunidad que exigen una mejor educación para sus hijos". La multitud de manifestantes se alborotó cuando Byrd-Bennett habló de afirmaciones racistas, y gritaron en masa "lo son, lo son." La tensión se espera que continúe hasta la mañana del jueves cuando el sindicato de maestros realice un recorrido en autobús por las escuelas que planean cerra. Su objetivo es mostrar a los funcionarios las distancias que los estudiantes tendrán que viajar a sus nuevas escuelas. Una vigilia de oración está prevista para el jueves en la Primaria de Beidler dirigida por líderes religiosos que se oponen a los cierres.