Conductores: ¡digan cheese!

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Todo parece que el proyecto de ley que propone instalar las llamadas “cámaras de velocidad” será presentado éste miércoles en la junta del concilio municipal.

    Las “cámaras de velocidad”, son cámaras de vigilancia que miden la velocidad a la que circulan los vehículos y toma fotografías de aquellos que rebasen los límites de velocidad establecidos resultando en multas de tránsito.

    De ser aprobada la medida, cientos de cámaras podrían ser instaladas por toda la ciudad.

    El lunes, el alcalde Rahm Emanuel reveló que quiere ver cerca de 360 cámaras instaladas, pero negó que se trate de una artimaña para recaudar dinero.

    "Esa no es la intención ni es lo que vamos a hacer. Nos esforzaremos, [en decidir] tanto en dónde lo haremos como en a qué hora lo haremos", dijo.

    La portavoz del alcalde, Sarah Hamilton explicó cómo llegaron a la cifra de 360:

    "A pesar de que la legislación estatal autoriza la creación de aproximadamente 1,800 zonas de seguridad en Chicago, la administración se propone limitar el uso de las cámaras en zonas de seguridad en menos del 20% de los lugares permitidos (360 zonas).

    Por otra parte, no esperamos alcanzar ese umbral del 20% en el primer año del programa - tomaremos un enfoque mesurado y basado en datos, al uso de cualquier cámara en zonas de seguridad".

    Las cámaras en zonas escolares operarán en días de clases, de 6am a 8:30pm de lunes a jueves y hasta las 9pm los viernes. Las cámaras instaladas alrededor de parques, estarán en funcionamiento una hora antes de que el parque abra hasta una hora después de la hora de cierre.

    El concilio municipal deberá aprobar la medida antes de que puedan ser instaladas las cámaras.

    Un estudio realizado por el Departamento de Transporte de Chicago el pasado otoño, estima que las cámaras podrían generar unos $100 millones de dólares en ingresos para la ciudad.