Arzobispo George en la candela

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Arquidiócesis Chicago

    CHICAGO - Lo que hasta hace días era una polémica desatada en el ámbito político, entre el concejal Proco Joe Moreno y el alcalde Rahm Emanuel, ahora trascendió al líder eclesiástico, Frances George, el Arzobispo de Chicago.

    En su blog, el Arzobispo escribió: “Recientes comentarios hechos por quienes administran nuestra ciudad parecen asumir que el gobierno puede decidir cuáles son los valores que deben tener los residentes de Chicago”.

    “Yo nací y crecí aquí y en mi entendimiento, ser de Chicago nunca significó someter mi sistema de valores al gobierno para buscar su aprobación. Acaso aquellos cuyos valores no coincidan con los de la ciudad deberían irse de Chicago?”, señaló el arzobispo George.

    El controversial debate había surgido cuando el concejal Proco Joe Moreno (D-1) anunciaba que bloquearía los esfuerzos de Chick-Fil-A de abrir una segunda tienda en el barrio de Logan Square -además de la ubicada en el centro-, "porque el dueño de la cadena se opone al matrimonio homosexual".

    A la polémica se sumaba posteriormente el alcalde Emanuel quién expresó que “los valores de Chick-Fil-A no son los valores de Chicago”.

    Varias manifestaciones en distintos puntos del país de la comunidad gay, no se hicieron esperar. Chicago no fue la excepción. Defensores de los derechos de los homosexuales intercambiaron besos y pidieron un boicot a la cadena; y miles de estadounidenses compraron platos con pollo para mostrarle su apoyo.

    La controversia inició el mes pasado, cuando el presidente de Chick-Fil-A, Dan Cathy, dijo en una entrevista radial que la empresa apoyaba "la definición bíblica de una familia" y que Estados Unidos estaba invitando a un juicio de Dios al reconocer el matrimonio entre parejas del mismo sexo. La cadena tomó esa postura después de que los ex precandidatos republicanos Mike Huckabee y Rick Santorum, mostraron ese rechazo.