El Galaxy quiere lo que nadie hizo

Nadie ha ganado tres Copas MLS seguidas. Los Ángeles inició la carrera para ser el primero en conseguirlo.

El Galaxy quiere lo que nadie hizo
Crédito: Foto/Robert Mora, LA Galaxy
Por Rodrigo Arias 10 de agosto de 2014

LOS ÁNGELES (California) - La noche del domingo 3 de noviembre, en el vestuario local del Stubhub Center lucía sereno. Estrellas del Galaxy de Los Ángeles como Landon Donovan, Omar González y Robbie Keane barajaban un discurso lineal, ante el acecho de los medios necesitados de una frase que resumiera su triunfo 1-0 sobre el Real Salt Lake, por el arranque de los “playoffs” 2013 de la MLS. La frase de unánime de los jugadores fue: “Ganamos, pero…”.


La objeción al triunfo fue la siguiente: “Debimos haber ganado 3-0, 4-0”, señalo el volante Marcelo Sarvas. Victoria, pero el Real Salt Lake sigue vivo. Los Ángeles fue superior, pero no contundente.


Y ahí apunta el prólogo del partido de vuelta, programado para este jueves en Utah: un Galaxy fuerte en la media y flojo en el área. Robbie Keane tímido en el mano a mano, Donovan sin profundidad y González sin peso por aire. En la ida, fue necesario un riflazo aleatorio de Sean Franklin para sacudir la red rival.


Ha sido hasta hoy un trámite seco para una misión profunda. El Galaxy busca este año algo más que otra copa: quiere ser el primer tricampeón en la historia de la MLS. Nunca nadie lo logró. El que rozó la hazaña fue el DC United de 1996-1999; llegó a cuatro finales seguidas, ganó las primeras dos y la cuarta, pero perdió la tercera, en 1998 ante Chicago. ¿El técnico de aquel DC United? Bruce Arena, actual míster del Galaxy.



El primer oponente de Los Ángeles en estos “playoffs” es un complejo Real Salt Lake, perdedor en Carson, pero rocoso en casa, capaz de remontar. En la ida sacó renta del cinismo; fue defensivo, mas cuando subió metió en problemas al arquero Jaime Penedo, cuya reflexión al final ilustra el punto: “El primer tiempo lo controlamos por completo; (el Real Salt Lake) no debió haber llegado ni una vez a meta; sin embargo tuvo un remate de Saborío”.


En la segunda parte, Penedo vio acción, y salvó sus redes más de una vez. Cuando el Real Salt Lake ataca, hiere.


Es el primer muro entre el Galaxy y un inédito tercer título.