Conclusiones del Galaxy 1-0 Isidro Metapán

El partido por Liga de Campeones en Carson, firmó destinos distintos para ambos equipos.

Conclusiones del Galaxy 1-0 Isidro Metapán
Por Rodrigo Arias 3 de agosto de 2014

El Galaxy ganó esta semana en Liga de Campeones de CONCACAF, puso un pie en cuartos de final, pero su estatus internacional no se alteró. Le quedan sobradas dudas sobre sus aspiraciones en la autopista continental.
Bruce Arena, técnico del Galaxy, alineó 11 suplentes ante el Isidro Metapán, y podría conformarse con no pagar peaje: ganó el partido. Pero Arena también apostó a que alguno de sus reservas elevara su nivel y le exigiera titularidad en la cancha. Tampoco pasó.
Los 6,211 aficionados que llegaron el miércoles por la noche a Carson vieron a un Galaxy pragmático, valiente apenas en los primeros minutos de cada tiempo. Ni José Villarreal, creador del gol de la victoria (definido por Courtois), sacó un repertorio notable.
No, el Galaxy no se apunta como favorito de nuestra Champions, porque el torneo es tierno y a Arena no le ha interesado mostrar todo su potencial ahí. Si clasifica (tiene dos “match-points” ante Cartiginés y Metapán), le queda un invierno entero para los cuartos de final, programados hasta 2014.
Sin ideas
El Isidro Metapán ayudó un mundo a la indiferencia. Su técnico, Jorge “el Zarco” Rodríguez, quien enfrentó al Galaxy suficientes veces como jugador, no vive momentos cómodo.
Los años de dominio del Isidro Metapán en la liga salvadoreña (2007-2013) se basó, en gran parte, a la presencia de uno o dos creativos en su esquema. Al inicio de su dinastía local, este rol fue de Emiliano Pedrozo o Amaya del Cid. Luego, el uruguayo Paolo Suárez fue su gran referente. Y en los últimos años, Cheyo Quintanilla.
Los primeros dos se retiraron; Suárez fue fichado por el Comunicaciones chapín y Cheyo fue suspendido por el escándalo de amaño de partidos. La alternativa del “Zarco” era improvisar en ese puesto al “Ruso” Andrés Flores, pero éste se lesionó.
En Carson, el Isidro Metapán se vio sólido por varios tramos del partido ante el Galaxy, mas a la hora del último pase para su delantero Nicolás Muñoz, máximo goleador de la Champions anterior, se atragantó. El joven Monterrosa no calzó en el puesto de creador, y el resto del cuadro salvadoreño se asfixió ante la presión apenas disciplinada del Galaxy.
La derrota eliminó al Isidro Metapán. Y estaba en el presupuesto.
Para el Galaxy, cuya aspiración debería ser la Copa, el triunfo no dejó respuestas.